Tasa de rebote

Cómo mejorar tu tasa de rebote

Si estás trabajando en mejorar tu ranking de búsqueda orgánica y tus conversiones, la tasa de rebote es una de las métricas más importantes en las que debes centrarte.

La tasa de rebote se refiere al porcentaje de sesiones en las que un usuario entra en tu web pero no interactúa con más de una página antes de salir. En otras palabras, un rebote es una sesión de una sola página en tu web .

Si tu sitio web tiene un alto porcentaje de rebote, lo más probable es que también tenga una baja tasa de conversión. Además, un alto porcentaje de rebotes puede afectar negativamente a la clasificación en los motores de búsqueda, ya que indica una experiencia de usuario de baja calidad.

La buena noticia es que, una vez que hayas determinado el porcentaje de rebote, hay muchas tácticas que puedes aplicar para intentar atraer a los visitantes para que se queden más tiempo e, idealmente, realicen una compra o rellenen un formulario, por ejemplo.

A continuación tienes una lista de 7 consejos que puedes utilizar para reducir tu tasa de rebote y mejorar la experiencia de usuario en tu sitio web.

Google Analytics

Uno de los primeros pasos es aprovechar Google Analytics para analizar la tasa de rebote de tu web. Puedes comparar las tasas de rebote de varias páginas web para ver si algunas funcionan mejor que otras. Después de haber determinado dónde hay margen de mejora, realiza los cambios necesarios y vuelve a consultar Analytics para asegurarte de que los cambios tienen un efecto positivo.

Ten en cuenta que no existe necesariamente una «buena» métrica de la tasa de rebote, ya que ésta difiere para cada empresa y sector. La mejor recomendación es supervisar la tasa de rebote de tu web para tener un punto de referencia y, a continuación, hacer un seguimiento de tu progreso a medida que realizas cambios.

Pruebas A/B

Una vez hayas determinado tu tasa de rebote, lo más probable es que quieras hacer pruebas A/B al integrar algunos de los consejos que se mencionan a continuación para poder comparar el rendimiento de cada estrategia. Por ejemplo, puedes hacer pruebas A/B con diferentes palabras clave, varios diseños de páginas de destino, diferentes audiencias objetivo, etc.

Las pruebas A/B te facilitarán la tarea de ver qué funciona y qué no, ya que te permiten ofrecer una versión de tu web a una parte de tus visitantes y otra versión a la otra parte, lo que te ayudará a determinar cuál es más eficaz. Y, de nuevo, siempre deberías volver a los datos de Google Analytics para hacer un seguimiento de tu tasa de rebote, de modo que tengas cifras definitivas que respalden tus pruebas.

Páginas web fáciles de leer

Esto puede parecer de sentido común, pero te sorprenderías de la cantidad de gente que se deja llevar por el diseño de su web y no tiene en cuenta si el texto es fácil de leer o si las páginas son fáciles de navegar. No hay nada más frustrante para un usuario que una web enrevesada que no tiene un diseño claro e intuitivo. Además, es una de las principales razones por las que los usuarios abandonan una web antes de realizar una conversión.

El texto puede ser atractivo, pero sobre todo legible y hay que tratar de evitar los grandes bloques de texto que puedan abrumar al usuario; lo más probable es que los pase por alto.

CTAs claros

Si tu web no tiene llamadas a la acción (CTA) convincentes, es otro aspecto que debes mejorar. Los CTA deben atraer a los usuarios y obligarles a realizar una acción, por ejemplo, hacer clic en un enlace, suscribirse a una newsletter o compartir el contenido en las redes sociales. Haz que el texto o el botón sean visualmente atractivos y que enlacen a algo en lo que los clientes quieran hacer clic, como una prueba gratuita de tu producto.

También debes tener en cuenta la ubicación de los CTA. Si crees que son atractivos pero no obtienes la respuesta deseada, puede que simplemente estén en el lugar equivocado. La mayoría de los usuarios deciden abandonar una web en pocos segundos, lo que significa que probablemente no vean el CTA de la página. Debe ser inmediatamente visible para los usuarios con el fin de atraerlos a hacer clic.

Evita los pop-ups

Cuando visitas una web, ¿te gusta que te inunden con ventanas emergentes? Probablemente no, y a tus usuarios tampoco. Molestan a los visitantes y les obligan a abandonar la web aumentando así la tasa de rebote. Algunas personas con un perfil más comercial defenderán su eficacia, pero realmente creemos que hay mejores maneras de involucrar a tu audiencia con tu marca y el contenido que les ofreces.

Son muy pocos los consumidores que consideran responder a un pop-up, en comparación al número que responde positivamente a las ofertas por correo electrónico. Esto es suficiente para tener claro que los popups no son una estrategia efectiva y deben ser evitados a toda costa.

Vídeos e imágenes atractivos

En lugar de recurrir a las molestos pop-ups, considera la posibilidad de incorporar vídeos e imágenes para atraer a tu audiencia y convencerle de que se quede. Los vídeos son elementos potentes y muy eficaces y pueden añadirse a cualquier página para captar la atención de los visitantes.

Las imágenes también pueden ser una herramienta poderosa, siempre que sean de alta calidad, atractivas y acordes a tu contenido. A nadie le va a impresionar una imagen pixelada, así que si vas a utilizar fotos asegúrate de elegirlas bien y colocarlas en espacios óptimos.

Velocidad de carga

Otra forma de que los usuarios abandonen tu web es el tiempo de carga. Una vez más, los visitantes de su web probablemente decidirán en cuestión de segundos si van a permanecer en el ella o abandonarla. Si tu web no se ha cargado completamente en esos segundos la decisión va a ser fácil para ellos. Google PageSpeed Insights es una herramienta muy fácil de usar que puede ayudar a mostrar lo que necesita mejorar en términos de velocidad de la página con el fin de optimizar todas tus páginas y asegurarte de que se cargan de manera oportuna.